Orgonita nº 67


Hola a todos! 

¿Cómo lleváis esta mañana de jueves? imagino que deseando que llegue el fin de semana! 
A mí hoy me está costando todo un poquito más y voy como yo digo arrastrando pies, digamos que me faltan un par de tazas de te bien cargado ....

Pero aquí estoy! puntual a mi cita para mostraros la siguiente de las flores de Unic Art Creaciones, la orgonita nº 67 ¡coméncemos por las particularidades físicas!

Orgonita en forma de colgante de 3,7 cm de diámetro.
Se sujeta con cordón de cuero blanco de 3 mm. de espesor y 45 cm. de largo (con cadenita extensora a 50 cm). El tono de cordón podéis elegirlo entre los colores blanco, negro o cuero natural.

Y por supuesto si la queréis con cadena en tono bronce también es posible, de echo en las fotografías os la muestro también con cadena para que podáis ver cómo queda. Todo es cuestión de gustos.


Compuesta por:

Flor en bronce: sin simbología específica conocida.
Pan de cobre
Puntas de cobre
Polvo de cuarzo
Turquesas*
Fondo blanco

Todo ello encapsulado en resina de alta transparencia que otorga a la pieza resistencia y durabilidad. Las piezas permanecerán inalterables en el tiempo.


*Propiedades:

Su nombre viene a significar “Piedra Turca”, aludiendo a los mercaderes turcos que fueron los primeros en introducirla en Europa a través de la ruta de la Seda.

Es considerada piedra sagrada para muchas tribus de indios americanos.

Los navajos la usaban en polvo (pigmento) para crear pinturas en la arena que atrajesen la lluvia a la tierra reseca. Algunos nativos de Estados Unidos y México la colocaban en las tumbas con el fin de proteger a los muertos. Los pueblos indios las colocaban debajo del suelo encima de donde iban a construir su casa, como ofrenda a los dioses. El chaman apache siempre lleva una en su bolsa de medicinas.



Artículo en venta:
 


Los aztecas la llamaban “Piedra de los dioses” y la usaban como amuleto contra el mal, así como en máscaras y cuchillos ceremoniales.

En el antiguo Egipto se veneraba esta piedra como piedra de la diosa Hator, considerándose como un regalo que la misma diosa había entregado a la humanidad.

Los árabes la llamaban “piedra de la suerte” y los turcos “talismán del jinete”. Se dice que Cristóbal Colón y Vasco de Gama siempre llevaban una pieza de turquesa en sus viajes.

Aún, hoy por hoy, se adorna a los elefantes en la India con turquesas con el fin de protegerlos.

Y ¿sabéis que se utiliza en la magia amorosa?, se entrega a la persona amada con el fin de estimular la armonía conyugal, pues genera que las dos personas involucradas se fusionen entre sí. Algunas tradiciones dicen que si el amor de a quien se le entregó la piedra se desvanece, su color también desaparecerá.

Se lleva consigo para atraer nuevas amistades, estar alegre y sereno y estimular la belleza. Aporta el equilibrio emocional y ayuda al crecimiento personal, por lo que es muy recomendable para personas que son excesivamente emotivas, ansiosas o estresadas.

Promueve la autorrealización, ayuda a solucionar problemas creativamente y calma los nervios cuando alguien tiene que hablar en público.  Produce calma interna al tiempo que nos mantiene alerta y ayuda a la expresión creativa.

Como todas las piedras azules, la turquesa es de buen augurio y se usa para atraer la fortuna.

Los chakras de las turquesas son garganta y tercer ojo.

Mañana os presentaré un modelo similar a este también con fondo blanco que de cara a este verano resultan de lo más favorecedor.

Muchísimas gracias por seguirme y recordad que estoy presente en la mayoría de redes sociales donde os voy mostrando más creaciones y donde podéis consultarme cualquier duda que os surja en referencia a los modelos.

Un besote y a por el jueves!!!

Mari 

No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Gracias por seguirme!